Poesía de la Postura

El pasado puente me ha ofrecido algo de tiempo extra para pensar en la práctica de una forma un tanto diferente. Espero que el contenido de este artículo te anime a indagar en el corazón del método del Ashtanga yoga.

En esta ocasión, quiero plantear algunas ideas en torno a la respiración, cómo funciona y cómo apoya nuestro trabajo en la esterila.

El movimiento y la respiración conscientes son un Arte. Comprender el Vinyasa, la asociación de respiración y movimiento, es el trabajo de una vida. Es más, requiere Consciencia, Compasión y Sutileza. Esta práctica no consiste meramente en dibujar figuras encima de una esterilla. Es mucho más profunda. Tiene un ritmo y un sentido que no pueden ser ignorados.

La respiración es el elemento central en el sistema del Ashtanga yoga. “Respiración libre con sonido” es una instrucción que suele ofrecerse en el mundo del Ashtanga. Aunque descriptiva y un buen punto de partida, esta instrucción por si sola se queda un poco corta. No hace justicia a los matices de la respiración.

La respiración crea y disuelve el movimiento. Nos movemos gracias a la respiración, no a pesar de ella. La inhalación crea una sentimiento de expansión, mientras que la exhalación proporciona solidez. La danza entre inhalación y exhalación une las posturas y articula la práctica de yoga, además de promover una serie de efectos en órganos internos y sistema nervioso.

Por ejemplo, en la Primera Serie hay un predominio de flexiones hacia delante. Como tal, entramos en las posturas en la exhalación. La solidez y enraizamiento se encuentran al exhalar, y centran la atención hacia el centro del cuerpo. Por ello, la Primera serie tiene un claro efecto estabilizador, y cultiva la fundación adecuada para el trabajo de la Segunda serie.

La sección de extensiones de columna en la Segunda Serie pone el énfasis en la inhalación. Para contrarrestar el flujo de emociones que las extensiones de columna desencadenan, hacemos Chatuaris (exhalación) más largos. Por ejemplo, aquellos antes de Shalabasana, Bekasana, Dhanarusana and Parsva Dhanurasana. También, salimos de Ustrasana, Lagu Vajrasana y Kapotasana en una exhalación.

Lo descrito es significativo y digno de nuestra atención. La inhalación y la exhalación afectan el movimiento del cuerpo, la calidad de la mente y el estado del sistema nervioso. Al respirar conscientemente, estamos propiciando la consciencia interna y disolviendo patrones mentales, emocionales y de conducta fuertemente arraigados. Sin prisa pero sin pausa, vamos siendo un poco más libres.

Para mi, tiene sentido prestar atención al Vinyasa, cuándo inhalamos, cuándo exhalamos y por qué lo hacemos. Estos son los detalles que pueden revolucionar tu práctica. No te saltes Chatuaris, tengas prisa en Urdhva Mukhas o ignores la técnica en transiciones. Éstos son mucho más importantes que cuántas posturas practicas.

El Vinyasa es el corazón de la práctica de Ashtanga yoga. Es un Arte, y requiere voluntad de exploración, capacidad para apreciar los detalles y sensibilidad para conectar con lo sutil. Este enfoque implica trabajar con atención, valor, humor y humildad.

Del mismo modo que un poema tiene un significado, la práctica tiene también una razón de ser. Conecta y escucha.

Carmen