No Saber

El trabajo en que estoy centrada estos días, tanto con los estudiantes en la escuela como dentro de mí, tiene mucho que ver con un par de ideas que quiero destacar en el artículo de esta semana:

Aprendemos a estar enfocados y disciplinados en el desapego, disolviendo el ego mientras estabilizamos la mente, a la vez que permanecemos en sintonía con la complejidad de lo que va surgiendo.

Al cultivar estados abiertos de curiosidad y aceptación en la estructura controlada de una práctica, encontrando paradojas, lo desconocido comienza a sentirse seguro, interesante y emocionante, en lugar de tedioso o aterrador. Gradualmente, los patrones habituales de comportamiento y pensamiento se disipan a medida que se disuelven las ideas preconcebidas y se desarrolla la libertad.

Richard Freeman. El arte de Vinyasa. Lectura habitual de muchos, entre ellos, una de nuestras estudiantes más cercanas.

En esta misma línea,

Este simple método llamado yoga conduce a relajar las narrativas que sostenemos sobre nosotros mismos, que nos mantienen atrapados en patrones repetitivos que no siempre conducen a la felicidad.

Eddy Stern. Una cosa simple.

En mis propias palabras:

Últimamente, he estado observando cómo el trabajo que hacemos en la esterilla ofrece una herramienta para la consciencia y la reflexión sobre uno mismo.

Cuando miras, ves. Cuando ves, comienzas a entender. La ignorancia no es felicidad. La ignorancia es ignorancia:.

Además, entre la ignorancia total y niveles más profundos de comprensión, hay un limbo de No Saber. Los paradigmas antiguos resultan insuficientes para explicar la profundidad y los matices de la experiencia inmediata, en el momento presente.

El No Saber implica cierta molestia, en cuanto a que desafía los cimientos sobre los que construimos nuestras vidas. La mente trata de cerrar la brecha con una nueva teoría, en un intento de encontrar una explicación lógica a un proceso que desafía el sentido común.

Sin embargo, el sentido común no siempre tiene sentido. Y así, despertar a la Pura Potencialidad implica suavizar nuestra aversión al No Saber. Aceptar que no tenemos idea de muchas cosas, y abrirnos a una nueva forma de ser, más allá de las teorías.

De alguna forma, este forma de existir implica una toma de contacto con la Muerte. Para que lo nuevo emerja, algo viejo debe dejarse atrás. Cerrar un ciclo para comenzar otro, que a su vez dará lugar a algo nuevo, disolviéndose en el proceso.

El cambio es una constante. Lo Nuevo se está gestando, esperando una rendija para hacerse evidente. Por mucho que lo intentemos o nos aferremos a ello, el proceso de cambio es imparable, y probablemente una de las mejores leyes que gobiernan la realidad, según la conocemos.

En este ámbito, pues, nuestra elección es simple: surfear la ola, o dejar que nos arrastre.

x Carmen